Más Artículos

Reducción de la retribución de los trabajadores para adaptarse a la situación de mercado

15/09/2012

Áreas de práctica: Derecho Laboral

La reforma laboral de Febrero 2012, que vio su versión definitiva mediante la publicación de la Ley 3 / 2012 en el BOE de  8  Julio 2012, apuesta claramente por lo que se ha venido denominando la "flexi-seguridad", es decir permitir a la empresa que adapte el contrato de trabajo al nuevo entorno económico, para evitar la extinción de la relación laboral como medida para reducir costes salariales.

De entre  las rigideces del contrato de trabajo más apuntadas en España destaca la retribución salarial tanto por el marco legal como por la sociología del mercado de trabajo que hasta la fecha siempre ha defendido la consolidación de las condiciones retributivas alcanzadas por el empleado como terreno cuasi inexpugnable.  Pues bien, el nuevo marco legal vigente en España desde el pasado mes de Febrero persigue flexibilizar  la rigidez salarial desde dos ángulos. Por un lado ampliando las opciones  del denominado "descuelgue salarial" respecto de los niveles mínimos de retribución que exige el convenio colectivo, que es en esencia una medida temporal para situaciones de graves dificultades que afectan al conjunto de la empresa, mecanismo ya  existente en el Estatuto de los Trabajadores (E.T.) antes de la  reciente reforma laboral y que en la nueva redacción del art. 82 nº 3 del E.T. encuentra mayores posibilidades de aplicación.  Pero desde otra perspectiva, la reforma laboral de 2012 introduce una de las medidas flexibilizadoras más innovadoras que necesitaba nuestro mercado de trabajo, esto es, la opción a favor de la empresa de imponer unilateralmente al trabajador una reducción de su nivel retributivo siempre que éste sea superior al del convenio colectivo.  Esta nueva opción a favor de la empresa es posible gracias a la nueva redacción del art. 41 del E.T. que incluye la "cuantía salarial"  como una de los elementos sustanciales del contrato de trabajo que la empresa puede unilateralmente modificar, siempre que concurran las condiciones que para ello exige el citado  art. 41.  Seguidamente analizamos con cierto detenimiento el citado precepto y las circunstancias en las que la empresa podrá hacer uso de esta opción flexibilizadora.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información política de cookies.

ACEPTAR