Publicaciones

Otras publicaciones de interés

¿Necesito obtener un código LEI?

18/10/2017

Áreas de práctica: Derecho Mercantil

Autores: Clara Bernadí

Todas las personas jurídicas (empresas y fundaciones) que operan en los mercados financieros y dan órdenes a intermediarios financieros para realizar transacciones sobre instrumentos admitidos a negociación tendrán que obtener un código LEI (por sus siglas en inglés, Legal Entity Identifier) si desean que dichos intermediarios sigan ejecutando las operaciones que les instruyan.

El LEI, es un código alfanumérico de 20 caracteres (estándar ISO 17442) que identifica a las entidades legales a nivel mundial. El LEI es único, permanente, consistente y portable para cada entidad.

El código LEI es válido durante un año a partir de la fecha de emisión o de la fecha de la última renovación. La emisión y renovación anual del código LEI está sujeta al arancel (100.-€+IVA para la emisión inicial del código LEI y 50.-€+IVA. para su renovación).

El órgano acreditado en España para la emisión y gestión de los códigos LEI son los Registros Mercantiles. El Colegio de Registradores de España es la Institución encargada de coordinar el funcionamiento del sistema en nuestro país y de velar por el estricto cumplimiento de los estándares técnicos y de calidad definidos por el Regulatory Oversight Committee (ROC) y la Global Entity Identifier Foundation (GLEIF).

La obtención del LEI requiere que el solicitante cumplimente una solicitud aportando unos datos básicos de la entidad, acreditando si actúa en representación de su entidad, o formula la solicitud en interés de otra en virtud de mandato expreso. La tramitación es rápida y sencilla, el Registros Mercantiles tiene un plazo máximo de 15 días hábiles para emitir el LEI solicitado, aunque lo habitual es que este plazo no exceda de 4 días hábiles.

La obligación del código LEI proviene de la transposición de la normativa comunitaria, y pretende identificar a las personas jurídicas que son parte en las transacciones financieras y dotar a los mercados financieros globales de una mayor transparencia.

El código LEI es obligatorio para operar con los productos de los mercados financieros, a partir de:

  • 1 de Noviembre de 2017 para operar con derivados y seguros de cambio.
  • 3 de Enero de 2018 para operar en productos de renta variables (ej. acciones, warrants), renta fija, (ej. bonos, pagarés, etc), ETF (fondos de inversión que cotizan en bolsa de valores), estructurados y SICAV (Sociedad de Inversión de Capital Variable).