Responsabilidad penal de empresas

La responsabilidad penal de empresas es una realidad desde 2010, cuando el Código Penal estableció un sistema de sanciones penales para las personas jurídicas que no realicen tareas internas de prevención de ciertos delitos.

Si una empresa permite (incluso por negligencia) que su personal cometa delitos para lograr contratos o cualquier tipo de negocio o beneficio para ella, podrá ser imputada, juzgada y condenada a penas que van desde la multa hasta la intervención judicial, la suspensión de actividades o la disolución.

Esta responsabilidad penal no sustituye sino que se acumula a la de los administradores, representantes o directivos que hayan cometido el delito.

El catálogo de delitos por los que se puede condenar a una persona jurídica en España es extenso. Actualmente, distintas empresas ya han sido imputadas y afrontan ante los tribunales su posible responsabilidad penal, con el coste legal y reputacional que ello supone.

Es aquí donde surge la relevancia de los programas de compliance penal, que permiten a la empresa cumplir con el deber de prevención y control. Además, la implantación de programas de compliance penal rigurosos puede eximir a una empresa de ser condenada por los delitos cometidos por sus directivos o administradores, según el nuevo proyecto de Código Penal. Así, se entiende que si una empresa ha implementado mecanismos de prevención y control y a pesar de todo alguien los esquiva y comete un delito para mejorar sus cifras y obtener negocio, entonces la persona jurídica no podrá ser culpada por ello.

Para desarrollar los programas de compliance penal, JAUSAS actúa conjuntamente con importantes penalistas para superar los obstáculos que amenazan tradicionalmente estos proyectos, que normalmente son desarrollados por firmas de asesoramiento legal que son líderes exclusivamente en Derecho Mercantil o en Derecho Penal.

¿Cómo actuamos?

La implantación de un programa de compliance penal se realiza en tres fases:

¿Cómo actuamos?