Más Noticias

Empresas y fondos desbordan a los bufetes con dudas fiscales y laborales

13/10/2017

Áreas de práctica: Reestructuraciones e insolvencias

Autores: Agustín Bou

Expansión

Los despachos de abogados con oficina en Cataluña están desbordados con las dudas fiscales, laborales, mercantiles y financieras que les plantean empresas y fondos de inversión sobre los efectos de la declaración de independencia. Así lo trasladan desde los principales bufetes de la abogacía de los negocios que están establecidos en Barcelona. En los últimos meses, en realidad, desde finales de 2014, han recibido numerosas consultas mercantiles de empresas que preguntaban por el cambio de sede social y por los riesgos que entrañaba el proceso soberanista. Pero ha sido en las últimas semanas cuando se ha producido un alud de preguntas y solicitudes de informes y de planes de contingencia, además de requerimientos para efectuar el cambio de sede social.

Ya no sólo preguntan las empresas sino que también están planteado preguntas los fondos de inversión con posiciones en compañías con presencia en Cataluña, trasladan los despachos consultados.

Además de las dudas mercantiles sobre el cambio de sede, se han multiplicado las preguntas sobre las implicaciones fiscales y laborales ante una eventual independencia. Así lo refrendan Agustí Bou, socio director de Jausas, y Eduardo Peñacoba, socio de Simmons & Simmons.

En el terreno fiscal, preocupa a empresas y fondos, en primer lugar, dónde deben ingresar sus impuestos. Como adelantó EXPANSIÓN el pasado 22 de septiembre, la Generalitat ha presionado a las cerca de 500 empresas en las que participa para que tributen en la Hacienda catalana por todos los impuestos, incluidos los estatales, es decir, las retenciones del IRPF de sus trabajadores, el IVA y el Impuesto sobre Sociedades. El Govern ha enviado una comunicación a las entidades públicas de la comunidad que les insta a firmar un Convenio con la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) en este sentido. Según la Generalitat, desde el pasado 2 de octubre 145 empresas públicas ya le ingresan todos los impuestos y aseguran que serán 175 en breve. El plan último del Govern incluye también a empresas privadas.

Pues bien, un cambio de domicilio fiscal como el que han realizado Sabadell y CaixaBank para acompañar su mudanza de sede social neutraliza esta amenaza, según han aconsejado algunos abogados a las empresas.

Otra duda en el terreno tributario atañe al llamado IVA a la importación. Es decir, qué aranceles y otros recargos deberían pagar las empresas en una eventual Cataluña independiente al entrar en la UE por ser un tercer estado.

Materia laboral

En lo que respecta a las dudas laborales, fondos de inversión y empresas preguntan qué deben hacer si la Generalitat les requiere que le ingresen las cotizaciones sociales en la Agencia Catalana de Protección Social, el embrión de Seguridad Social que aprobó el Parlament el pasado 7 de septiembre. También hay inquietud sobre si se podría totalizar lo que se ha cotizado en la Seguridad Social y de qué manera. Además, son muchas las dudas en lo relativo a los visados y al traslado de trabajadores entre un Estado de fuera de la Unión Europea a otro que está dentro.

Asimismo, empresas y fondos de inversión también han planteado dudas financieras en lo que atañe a sus depósitos y a un posible corralito. Los despachos llevan semanas recibiendo consultas de si es aconsejable trasladar depósitos a entidades con sede social fuera de Cataluña o, incluso, llevarlos a sucursales de bancos catalanes situadas fuera de Cataluña.

El cambio de sede de Sabadell y CaixaBank persigue, entre otros objetivos, neutralizar este riesgo, ya que se mantienen como entidades en la UE y con acceso a la liquidez del BCE.

Desde el Ministerio de Economía han advertido de que los bancos catalanes tienen posiciones de cerca de 80.000 millones en el BCE que se verían afectadas por una salida de la zona euro, lo que provocaría una brutal contracción del crédito.