El jutge Andreu demana al Banc d’Espanya els seus ‘correus’ de les preferents de Caja Madrid

11/11/2016

Àrees de pràctica: Litigació bancària

Autors: Jordi Ruiz de Villa

El següent article està escrit en castellà: El juez Fernando Andreu reabre una de las piezas del caso Bankia olvidada desde hace años: la causa de las preferentes de Caja Madrid. El magistrado de la Audiencia Nacional ha ordenado esta semana que el Banco de España aporte al juzgado todas las “agendas de las reuniones periódicas mantenidas por el regulador con Caja Madrid” durante 2009 y 2010.

Fuente entonces cuando se realizó lamacroemisión de preferentes de 3.000 millones de euros, que tras el rescate de Bankia dejó atrapado el dinero de cientos de miles de inversores. Muchos han recuperado su dinero a través del arbitraje de preferentes, pero otros sufrieron una quitaentre 2012 y 2013.

Al igual que hizo con la pieza principal del caso Bankia, de la salida a bolsa, el juez Andreu quiere saber si había indicios del mal estado de solvencia de Caja Madrid cuando la caja, presidida entonces por Miguel Blesa, colocó las preferentes entre sus clientes.

Junto a las agendas, el magistrado pide las “conclusiones, sean formales o informales que fueran elevadas a la jefatura del equipo inspector de las reuniones mantenidas con Caja Madrid durante los años 2009 y 2010”. En su auto, pide que el Banco de España ponga “especial atención” en los documentos que analicen la morosidad de la caja; “los movimientos del balance en la parte minorista”; la gestión de tesorería; la compra de deuda y productos híbridos; y la amortización anticipada de preferentes”.

Implicaciones:

Todo ello implica que la Audiencia ha dado su brazo a torcer e investigará a fondo el pasado de Bankia, más allá de lo que ocurrió a partir de 2011. Hasta ahora, el juez Andreu había negado que fuera de su competencia estudiar cómo estaban las cajas antes de fusionarse en Bankia.

Para ello, el auto también exige que se identifiquen “con nombres y apellidos de los inspectores del Banco de España que tuvieron a su cargo la inspección de Caja Madrid desde el 30 de junio de 2008 hasta el 31 de diciembre de 2010″.

Esta decisión judicial supone un triunfo para la acusación particular que está liderando la investigación de las preferentes, organizada por el despacho Jausas. Su abogado ya intentó que el juez Andreu pidiera un informe pericial como el de la salida a bolsa. Entonces argumentó que “Caja Madrid sabía que estaba sufriendo un acelerado deterioro económico y ocultó esa realidad. Ahora se trata de verificar si además se falseó la información del folleto, lo que podría dar lugar a una responsabilidad objetiva para que todo inversor, profesional o no, pueda reclamar por la vía civil”, señaló Jordi Ruiz de Villa.

En el caso de las preferentes se investiga si la cúpula de la caja madrileñaocultó deliberadamente el mal estado de la caja a los clientes a los que vendió preferentes. Por el momento, el juez Andreu ha rechazado investigar la comercialización o el case de preferentes: la operativa por la que la entidad sacaba a unos clientes de estos productos y daba entrada a otros con sobreprecio.

De los 300.000 preferentistas que tenía Bankia en 2012, un 78% solicitó el arbitraje puesto en marcha por el Gobierno. De ellos, tres de cada cuatro recibió un laudo positivo: un total de 172.000 clientes. Quedan en torno a 120.000 ahorradores que, o bien han desistido de recuperar su dinero, o han reclamado por la vía judicial.