Más Noticias

Abengoa: Nuevo revés judicial frente a los inversores rebeldes

31/10/2017

Áreas de práctica: Reestructuraciones e insolvencias

Autores: Agustín Bou

Expansión

Abengoa acaba de sufrir otro revés judicial en la batalla que mantiene con varios inversores que, en lugar de acogerse al plan de refinanciación, impugnaron este acuerdo.

El juez ha rechazado los escritos remitidos al magistrado por el grupo (de aclaraciones y complemento) intentando minimizar las peticiones de esos inversores, una vez que éstos ganaron el pleito de sus demandas. La empresa ahora tiene que restituir sus inversiones. En juego hay al menos 72 millones de euros. Es la cifra que tiene reconocida como deuda la empresa. Los demandantes, sin embargo, piden más de 200 millones.

El problema se remonta a hace unas semanas. En un auto de finales del pasado mes, tal como adelantó EXPANSIÓN, el juzgado de lo mercantil número 2 de Sevilla –el mismo que tramitó el preconcurso de acreedores de Abengoa y el que dio vía libre al plan de refinanciación– dio la razón a una serie de inversores que habían impugnado este acuerdo. Entre los inversores estaban Portland General Electric, Haitong Investment, Export-Import Bank of United States y Zurich Insurance, entre otros bonistas e inversores particulares. Todos ellos consideraban que el acuerdo de refinanciación era lesivo para sus intereses.

Sorpresa

En un auto que causó sorpresa, el mismo juez que homologó el plan de refinanciación, Pedro Márquez, dio la razón a los inversores díscolos. Ese auto ha generado confusión en torno a Abengoa. La emisión del auto retrasó la publicación de las cuentas de la compañía en septiembre. Al final, el grupo reconoció que el valor “nominal” de la “deuda reclamada por los impugnantes asciende a aproximadamente 72 millones”. Los inversores rebeldes cifran las reclamaciones en más de 200 millones con intereses atrasados y otros mecanismos financieros, como avales. Los inversores han actuado con distintas demandas representados, entre otros, por el bufete Zamora de Claver, que fue el que abrió esta vía judicial, y Jausas Legal. Ahora, Abengoa tendrá que sentarse a negociar con los acreedores un plan de pagos. Otra alternativa es seguir pleiteando, presentando lo que se conoce como incidente excepcional de nulidad. Los expertos consideran que este paso sería un trámite antes de llevar el caso al Constitucional. Abengoa sigue ganando tiempo. La semana pasada logró un waiver, o eximente, de los principales bancos que recapitalizaron el grupo para que este asunto no sea considerado motivo de terminación de los acuerdos